Cuerpo exquisito

Hoy os proponemos una actividad muy divertida en la que pueden participar todos los miembros de la casa, incluidos los más pequeños/as.

La propuesta del CADÁVER EXQUISITO −así es como la llamaron− no es nueva. La comenzaron a practicar Robert Desnos, André Bretón y Tristán Tzara. Estos artistas, cansados de la decadencia del arte y hambrientos de nuevas realidades, pusieron en práctica uno de los postulados elementales del movimiento Dadá y posteriormente del surrealismo: la inclusión del azar en el proceso creativo.

Por razones obvias hemos querido rebautizarlo de manera temporal y lo hemos lladamo CUERPO EXQUISITO.

La premisa es sencilla: en un papel, cada uno de los participantes debía  anotar una palabra o una sencilla frase. A continuación, esa parte se ocultaba mediante un pequeño pliegue y otro participante continuaba la frase sin conocimiento alguno de lo precedente.

El cadáver exquisito pronto se extendió a otros ámbitos. En el dibujo, la práctica dio como resultado imágenes alucinantes, figuras imposibles en las que el ensamblaje de las diferentes partes del cuerpo −de animales, personas o cosas− daba como resultado seres fantásticos e irreales.

Algunos de los dibujos así obtenidos, entre los que destaca el realizado en 1928 por Man Ray, Yves Tanguy, Joan Miró y Max Morise, recuerdan a las alucinantes criaturas pintadas por el Bosco en “El jardín de las delicias”.

Desde entonces la práctica del CADÁVER EXQUISITO ha ido reapareciendo una y otra vez en el desarrollo de las artes, en las diferentes manifestaciones artísticas (literatura, cine, artes plásticas, etc.).

Lejos de ser una práctica exclusiva de artistas o intelectuales, el CUERPO EXQUISITO puede ser practicado por cualquiera, siempre en compañía. Por lo tanto nuestra propuesta de hoy es la siguiente: hacer un reparto entre los miembros de la casa de las diferentes partes del cuerpo (cabeza, tronco, brazos y piernas). A cada uno de los participantes se le ofrecerá un trozo de papel con la parte proporcional donde deberá dibujar −y si lo desea pintar− la parte del cuerpo que le ha sido asignada. Cada persona, desconocerá lo que están realizando los otros miembros de la casa. Puede ser de un animal, persona u objeto, todo vale. Después se unen las partes y ya tenemos nuestro CUERPO EXQUISITO.

¿Qué os parece nuestra propuesta de hoy? ¿Divertida?

¡LA IMAGINACIÓN AL PODER!

Os dejamos algunos ejemplos realizados por el personal del Centro de Profesorado.

2 comentarios sobre “Cuerpo exquisito

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: